Aprende todo lo necesario para Satisfacer a una Mujer

Tipos de Orgasmos de la Mujer

La mujer puede tener más de un tipo de orgasmo; en muchos de ellos no es necesario que estés estimulando directamente el clítoris o la vagina. Inclusive, algunas mujeres son capaces de provocarse un orgasmo con sólo pensarlo.

Si deseas aprender a satisfacer a una mujer, debes de conocer cuáles son las posibilidades de su satisfacción, es decir, cómo va a lograr tener orgasmos.

Primero debes entender que una mujer es un ser sumamente sexual, y que su excitación no se centra únicamente en los genitales, sino que todo su ser es excitable de diferentes formas.

La potencia de un orgasmo nada tiene que ver por el lugar de excitación. Todos los orgasmos pueden llegar a ser igual de potentes, sólo que la sensación y tipo de excitación varia.

Para poder abordar el tema de los tipos de orgasmos los separaremos en dos: genitales y no genitales.

Orgasmos Genitales

Este tipo de orgasmos son en los que existe una estimulación directa a la parte genital femenina, llamése vagina, clítoris, punto G, etc. La mayoría de los orgasmos son causados al estimular ésta zona, sin embargo, existen diferentes puntos de estimulación, como lo son:

Clítoris: Recientes descubrimientos han demostrado que el clítoris es un órgano mucho más complejo y grande de lo que se pensaba, es decir, no se reduce únicamente al pequeño botón en la parte superior de la vagina, sino que es todo un órgano que rodea la vagina. Algunos científicos incluso declaran que el famoso Punto G es sólo una extensión del clítoris, sin embargo, conservando la creencia popular, trataremos al punto G como una parte independiente.

Ciertos estudios clasifican el orgasmo del clítoris como el más sencillo de obtener, debido a su facilidad de excitación, sin embargo, no hay que confundir facilidad con potencia, ya que al asumir que es más fácil también es menos potente, y los orgasmos más tardados de obtener son más intensos.

Vagina: El orgasmo de la vagina es también sumamente común, ya que éste es causado por el contacto directo con el pene durante la penetración. Algunos penes, debidos a su longitud, son capaces de alcanzar el fondo de la vagina generando una mezcla de sensaciones capaces de generar orgasmos (algunas filosofías llaman este orgasmos cómo el “Cul de sac”, francés para fondo de la bolsa o callejón sin salida).

El fondo de la vagina no es la única parte que se estimula lo suficiente para generar orgasmos, ya que lo mismo sucede con las paredes de la vagina y la entrada, en donde no es necesaria una penetración profunda para conseguirlo.

Punto G: Ese pequeño punto esponjoso que se encuentra dentro de la vagina es, para muchos, un tema desconocido y en constante exploración, sin embargo, los que han logrado encontrarlo pueden asegurar que es capaz de generar una estimulación en la mujer que no habían observado antes. De aquí el por qué se considera uno de los orgasmos más potentes.

Es cierto que su localización para muchos se considera incierta, sin embargo, independientemente si es parte del clítoris o no, este punto genera una excitación diferente a la del clítoris y a la de la vagina y, debido a que es difícil de alcanzar con una penetración normal, para muchas mujeres su estimulación la consideran nueva y diferente.

Ahora bien, dentro de los genitales femeninos éstos son algunos de los puntos que le permiten a una mujer tener orgasmos con la estimulación directa, pero no son las únicas.

Orgasmos no genitales.

Estos orgasmos se generan debido a una estimulación directa o indirecta (pensamiento) en una zona diferente a la genital. Ésto no es fácil de conseguir ya que la mujer debe tener suficiente autoconocimiento de su cuerpo y su mente para poder propiciarlos.

Este tipo de orgasmos pueden generarse casi en cualquier zona del cuerpo, hay zonas más propicias a otras, pero esto varia de mujer a mujer. Para tu pareja puede que las muñecas sean extremadamente sensibles, mientras que para otra mujer no causa ninguna sensación.

Aprende a descubrir qué zonas son las que le excitan a tu pareja y estimúlalas de forma oral y manual, con caricias, besos, lengua, etc.

Si tu pareja tiene confianza en ella misma y en ti, logrará que esa pequeña estimulación en la piel genere un orgasmo.

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de orgasmo, investiga y trata de descubrirlos todos con tu pareja. Recuerda que ningún orgasmo es más fuerte que otro, simplemente son diferentes.

 

Si te gusto este artículo únete a las más de 2,500 personas que reciben nuestras actualizaciones en su email.

Escribe tu email:

IMPORTANTE: Una vez ingreses tu email, te enviaremos un correo de confirmación que es necesario que aceptes para poder enviarte las actualizaciones.

Deja tu comentario o saludo

Regresar arriba